Ultimas Noticias

REPORTE CULTURAL

Por Luis A. Chávez

 

No son pocas las veces que me han preguntado qué se requiere para ser un Cuentacuentos. El Cuentacuentos es antes que nada un actor; su quehacer implica biomecánica, impostación de la voz (saber interpretar los diversos personajes de un cuento), conocimiento del escenario, vestuario y más es decir, quien haya estudiado actuación puede con facilidad “regresar” unos pasos para poder contar como se debe un cuento y, que yo sepa, en Minatitlán y no sé si en ciudades circunvecinas, los haya pero sobre todo estén involucrados en un Proyecto de Fomento a la Lectura como el que hace tres años presentamos al gobierno municipal de la localidad y, para beneficio sobre todo de los alumnos de primaria, se avaló el Proyecto que del 2014 al 2016 dio como resultado 6,913 alumnos visitados a los que se les leyeron cuentos. La actividad no es administrativa, es de campo y son los alumnos y sus maestros, los directores de las diferentes escuelas, los mejores testigos de nuestro quehacer, actividad a la que con buen tino la actual administración le ha dado continuidad siendo además un Trabajo, labor por la que el Ayuntamiento nos paga, es decir, no “es un apoyo que durante tres años se nos ha estado dando”; este quehacer, definitivamente, pertenece al rubro Cultura, compete a la formación formal del individuo.

De todos es sabido que hay un déficit notorio en el aspecto de Lectura y este Proyecto llega a las escuelas para invitar a los alumnos a que se acerquen a los mejores amigos que tienen las personas: los libros; luego, se da paso inmediato a la interpretación de los cuentos y, es de notar el enorme beneplácito que en el estudiantado de escolaridad primaria ha causado la actividad ya que los niños desean con gran vehemencia que el Cuentacuentos regrese a sus salones, a como en algunas escuelas ya se ha hecho.

Seis mil novecientos trece alumnos no es una cifra ligera, faltando además muchas escuelas más por visitar.

De manera que se espera cumplir con este Trabajo cabalmente en el 2017 para incentivar a la niñez estudiosa, para continuar pendientes de ellos y la preocupación que en este sentido ha demostrado la actual administración municipal de Minatitlán, dice mucho de esa atención al mejor tesoro de cualquier sociedad: los niños. Ellos requieren de nuestros sacrificios; afectarlos de alguna manera o, de cualquier otra forma, es definitivamente cuestionable, fatal.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*