Ultimas Noticias

OLÍMPICAMENTE

Por Luis A. Chávez

 

Mientras se resuelve el vergonzante asunto de una tesis de la que se colige “tesis patito, igual a funcionario patito” o, por sus tesis los conoceréis, resulta que no cabe disculpar –viendo cómo está la situación y la sensibilidad ciudadana a causa de tanta injusticia- al zángano de la Conade se llevó a Brasil hasta al perico pero ya pidió disculpas bendito sea Dios y, vuelve a repetirse, como en el fútbol, la raquítica cosecha de medallas para México mientras otros países que de seguro han de ser alienígenas pues de otra forma no se entiende cómo un negro obtiene, él solito, siete u ocho medallas de oro ya que, de seguro, han de correr o de nadar drogados con eso de que la marihuana ya está estable.

Inadmisible, inaudito que tan entristecedora situación siga por los siglos de los siglos sin que hasta ahora ningún perito, consejero o ayudante –de tesis bien hechas, no fraudulentas, tesis que les hayan costado quemarse las pestañas, no el copete- a nadie, se le ocurra hacer un llamado al Consejo Mundial Olímpico, o como se denomine y, se aluda en vista de tanta carencia medallista y, aunque sea de bronce, o la del orgullo como le dicen, esos atletas o esos países que se llevan las toneladas de oro y plata, por favor, por piedad, que en una ceremonia De Amistad Internacional, le obsequien a México algunas sobrantes, apoyo que se lo vamos a agradecer profundamente.

Es decir, se hace el acuerdo, ahora que viene Tokio y, se firma el Pacto de Solidaridad Olímpica con Estados Unidos, Francia, Alemania, Rusia, China, Japón y dos que tres ganones personales, alienígenas disfrazados de extraterrestres que acostumbran ganar siete u ocho medallas de oro al hilo.

Ese documento será sagrado, a respetar por los países firmantes para que, dándose otros juegos olímpicos, a México esos ganadores le obsequien dos que tres preseas como prueba de amistad y, como será un documento firmado, publicitado y no a escondidas ni fraudulento como algunas tesis que andan por ahí, en vista de tanta desvergüenza e injusticia, el acto de Solidaridad Olímpica hecho público y en buen plan, hará posible que se traigan a casa unas quince o veinte medallas, al fin, de oro, plata y bronce.

La idea está ahí, cosa nada más de que la firmemos y listo.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*