Ultimas Noticias

Informe Rojo: Veracruz: lo único seguro es la violencia

* El gober en la realidad alterna  * La fiscal, su comparsa  * Mónica Robles no tiene remedio  * Liliana Orantes: repudio en el PRI  * Agua Dulce: crece el daño patrimonial  * Caballero: no le cuadran las cuentas  * “La Güera Coca” y el zeta Erick David  * Coatza: víctima de “moches” en ayuntamiento documentó evidencia  * Juniors robando domicilio

Demagogo y falaz, Cuitláhuac alardea de una paz invisible. Veracruz, el que existe y es tangible, naufraga en un mar de sangre, el secuestro, las ejecuciones diarias, ex alcaldes acribillados, un diputado asesinado, empresarios levantados y hallados sin vida y el feminicidio que no cesa. Su estrategia de seguridad, pues, es basura.

Burlón, soez, impúdicamente esquiva el drama de la violencia, su impacto aterrador, el dolor de las víctimas, la zozobra que como niebla de invierno se aposenta sobre las urbes, el miedo que se respira en los campos, en los montes, en lo más recóndito de Veracruz.

Ínfulas aparte, Cuitláhuac García se remite a una estadística embustera sobre el nivel de violencia, las cifras maquilladas, la manipulación de criterios en la Fiscalía, que de un plumazo disminuyeron el récord de feminicidios categorizándolos ahora como simple privación de la vida.

De esa superchería está construido el sueño de paz del gobernador de Veracruz.

Su secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, es la viva estampa de la ineptitud.

Su fiscal carnala, Verónica Hernández Giadáns, amén de ser prima hermana de la operadora zeta Guadalupe Hernández Hervis, alias “La Jefa”, imputada por secuestro y otros delitos más, es comparsa de carnaval.

Veracruz ve el repunte de la violencia, la disputa por las plazas, cárteles que enfrentan a cárteles, delincuencia común que se ostenta como cárteles y hacen del cobro de piso, el secuestro, el terror, un negocio descomunal.

Y el gobernador en lo suyo, alardeando, sonriendo, bromeando, evadiendo la realidad.

Su clímax se da en el crimen de una niña de 12 años, cercenada su vida por el fuego de la policía estatal, el ataque a su abuelo que repelía la agresión, allanada su propiedad, el tiro de gracia que la remató. Ese día —enero 12— Atzalan se estremeció.

Fue un crimen bárbaro y bestial. Fue un alarde criminal de la policía del gobernador. Y es hoy un pincelazo de impunidad.

Soberbios, los cárteles son tan despiadados como la policía de Veracruz. Llegan a los pueblos y siembran terror. Reclutan jóvenes y ejecutan al que se resiste a integrarse a sus filas. Asesinan sin piedad.

Presume Cuitláhuac García de una paz de fantasía mientras dos elementos de la Guardia Nacional son levantados. Su cuerpos aparecen en un basurero del municipio de Cotaxtla, cercano a la conurbación Veracruz-Boca del Río. Sobre su humanidad, huellas de tortura.

Sobre el gobernador yace una lápida inmensa. El agravio a la Guardia Nacional se proyecta en la estampa de las víctimas. Tirados sobre el arenal, los restos sin vida, inicialmente sin identificar, sin imaginarse que se trataban del cuerpo de élite del régimen de Andrés Manuel López Obrador para el combate a la delincuencia, sobajados, vulnerados, humillados, finalmente ultrajados hasta morir.

El reto al régimen de la 4T es insultante. La afrenta debió traer, mínimo, una respuesta avasallante, el exterminio de capos de la zona de Cotaxtla y su negocio criminal pulverizado.

Pero no. Cuitláhuac se quedó helado. Y la Guardia Nacional también.

Sobre las calles de Minatitlán dejan autos con muertos y heridos. A unos metros del C4, el centro de control y comunicación de la Secretaría de Seguridad Pública, yacen las víctimas. La burla es demencial.

Cae “El Conchas”, José Carmen “N” también llamado “Comandante Reyes” o “El Pan”, de la célula zeta que operaba en municipios del sur de Veracruz y Oaxaca, ligado a Hernán Martínez Zavaleta, alias “Comandante H”, líder de ese cártel asentado en Coatzacoalcos, amigo de alcaldes y navales, impune hasta que le mataron a su lugarteniente, Bernardo Cruz Mota, y en respuesta ordenó la ejecución de un taxista, su esposa y sus cuatro hijos de 3, 4, 5 y 6 años de edad.

Cayó “El Conchas” pero no en Veracruz. Su aprehensión ocurrió en Oaxaca, pero lo festinó Cuitláhuac y el secretario de Seguridad, Hugo Gutiérrez, como si hubiera sido un triunfo de Veracruz.

Fue rafagueada una de las viviendas del H en Coatzacoalcos, el 30 de enero. Ocurrió el día en que “El Conchas” fue aprehendido en Oaxaca. Se trató de un mensaje. Una versión aludía a un intento de ultimar a Ariel Martínez Zavaleta, hermano del Comandante H. Ese día trascendió que el líder zeta, sujeto a proceso por más de dos años en el penal federal de Villa Aldama, cercano a Perote, Veracruz, había sido trasladado a otro reclusorio del estado de Michoacán.

También cayó “La Güera”, Diana Mayté “N”, lideresa de Los Zetas en Córdoba. Fue detenida en la Ciudad de México por elementos de la Fiscalía de la capital del país. También lo festejó Cuitláhuac y su fiscal carnala, Verónica Hernández Giadáns, como si fuera golpe asestado por el gobierno de Veracruz.

No cesan los crímenes políticos. A los ex alcaldes de Paso del Macho, Rafael Pacheco Molina, y de Omealca, Pedro Muñoz Mora, se suma el de Soconusco, Jorge “Koki” Baruch Caudillo, operador panista de la línea del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Al diputado local priista, Juan Carlos Molina Palacios, lo asesinaron al salir de su rancho en Medellín de Bravo, cerca del puerto de Veracruz. Dias antes había denunciado el contrabando de carne proveniente de Cnetroamérica. Sabíase de pesos pesados, pesos políticos, legisladores implicados en el negocio ilegal.

A los de casa también les dan. Enrique Álvarez Timoteo, director del reclusorio Duport Ostión, en Coatzacoalcos, lo atacó un par de sicarios cuando abordaba su vehículo en un Oxxo, frente al penal. Presuntamente acudía a realizar depósitos de dinero cuando recibió disparos que sólo alcanzaron a herirlo en un brazo. Fue trasladado a Xalapa donde se recupera. Ahora el semanario La Red destapa la cloaca de alcaide, los negocios en el centro de reclusión.

En Coatepec fue levantado y asesinado el empresario Erick Cházaro, oriundo de Las Choapas, quien había dejado sus negocios en el sur por el asedio de los cárteles. Dedicado a la venta de autos de lujo, ostentoso en las redes sociales, aparecía despreocupado e invitaba a visitar Coatepec. Su cuerpo fue hallado en el municipio de Veracruz.

Otros empresarios en la región de Córdoba sufrieron levantones. Unos volvieron, otros no.

En cosa de dos horas, dos mujeres son asesinadas. Una en Atoyac, la otra en Tezonapa. Una, maestra de zumba, la otra ultimada por su ex pareja sentimental. Una tercera fue ultimada en Catemaco.

Narciso Elvira, ex pitcher de los Cerveceros de Milwaukee, fue asesinado junto con su hijo en Paso del Toro, luego que un comando armado los interceptó cuando se dirigía a Hueyapan de Ocampo. Años atrás, “Chicho” Elvira fue secuestrado y logró regresar con vida.

Coatzacoalcos enfrenta una oleada de “cortinazos”. Por las noches, la delincuencia irrumpe en negocios, destruye las cortinas de acero y se lleva lo que encuentra. Tras la difusión de videos, se logra la captura de un par de integrantes de la banda; del resto, nada.

Un negocio, El Barbas, fue atacado la noche del 18 de enero. La puerta de madera fue consumida por el fuego mientras la alarma cundió entre los vecinos del lugar.

Cinco meses después, del caso Caballo Blanco, un table dance de Coatzacoalcos, no hay avance. Ahí murieron 30 personas, entre bailarinas, meseros, clientes y personal administrativo, la mayoría por asfixia, provocada por el fuego que cuatro sicarios generaron mientras mantenían bloqueadas las puertas del local.

Tres veces el gobernador ha anunciado aprehensiones de presuntos autores materiales, y tres veces se ha quedado con el cuento a medias.

Y así, el sueño de paz de Cuitláhuac, alucinando que la violencia amaina, que la delincuencia se repliega, que los cárteles se echan para atrás.

Perdido en su realidad alterna, en el rollo demagógico, en el embuste vulgar, sabe el gobernador que su estrategia de seguridad es basura.

En Veracruz lo único seguro es la violencia.

Archivo muerto

Rijosa sin freno, Mónica Robles de Hillman no asimila que en política la diplomacia es todo. Al rechazo a su iniciativa de reforma al Código Civil de Veracruz que haría legal el matrimonio igualitario, responde con bravatas. Líderes parlamentarios del PRI, PAN chapista, PAN yunista, Del Lado correcto de la Historia, le dicen que no la secundan, que coinciden con los grupos que destacan la prevalencia legal del concepto de familia tradicional. Y la diputada Succión se vuela. Les responde que están obligados a acatar la Constitución en términos de igualdad y no discriminación. Sigue la soberbia y la altivez. Mónica Robles, que salió maltrecha de los foros donde quiso vender el proyecto del matrimonio igualitario, y masacrada por la lección de ética que le asestó el Arzobispado de Xalapa, lejos de bajarle el tono, tensa el hilo. Mónica Robles supone que Veracruz es el Parque Quetzalli donde sus caprichos son órdenes. Su propuesta está a un paso de la congeladora. Hay diputados morenistas que no van con la heredera del Clan de la Succión por sus constantes traiciones y por sus poses de diva de cuarta. Y si pasara con mayoría simple en el Congreso, carecería de legitimidad. Política sin diplomacia es política-basura… Cáustica, corrosiva, Liliana Orantes irrita al priismo como antes lo hizo en la oposición. Trapecista sin par, anduvo en Movimiento Ciudadano, sintiendo que llegaría ser regidora en el ayuntamiento de Coatzacoalcos, y luego vestiría de perredista, ondearía la bandera del PAN, operaría para el entonces candidato del PAN-PRD a diputado federal por el distrito 11 com sede en Coatzacoalcos, Renato Tronco Gómez, con pésimos resultados, y ahora regresa al PRI. Ahí, la noche del jueves 30 de enero provocó reacciones y repudio, el éxodo de promotoras sociales, la repulsa general. Liliana Orantes Abadía, que lo mismo presume ser “ahijada” de Tony Macías, el ex suegro incómodo del ex gobernador Javier Duarte, que la avanzada de Renato Tronco, tiene un impedimento para ser lideresa del PRI en Coatzacoalcos: no está afiliada, no aparece en el padrón de militantes, no cuenta con adeptos y su capacidad de operación es, por decir lo menos, ínfima. Como el Rey Midas al revés: lo que toca, lo pudre (Ver: https://bit.ly/2SgkmpW)… Creció el daño patrimonial en Agua Dulce, Las Choapas y Moloacán. Del segundo informe del Órgano de Fiscalización de Veracruz (ORFIS), los tres municipios registraron nuevas inconsistencias. Las Choapas presentaba irregularidades por 200 mil pesos; ahora le observan 34 millones 345 mil 486 pesos. Nanchital creció de 363 mil pesos a 2 millones 10 mil. Agua Dulce, de 141 mil 550 pesos a un millón 456 mil 550 pesos. En cambio, Coatzacoalcos disminuye de 4 millones 273 mil 590 pesos a 439 mil 374 pesos. Moloacán pasa de 4 millones 738 mil 768 pesos a 426 mil 244, aunque en fuentes de ORFIS trasciende que el ayuntamiento de Vicky Rasgado tiene totalmente solventadas sus observaciones. Otros municipios del sur de Veracruz, como Minatitlán, son puro maquillaje. Los expedientes negros se integran y en ellos constan las obras simuladas, la baja calidad, la asignación de contratos sin apegarse a la ley y hasta pago a empresas fantasma. Coatzacoalcos, por ejemplo, otorgó contrato a una empresa boletinada por el Servicio de Administración Tributaria con la que no debía realizarse operación alguna. Y ORFIS calló. Lo mejor aún está por llegar… A marchas forzadas, Joaquín Caballero reúne datos, documentos, algo que cubra el boquete financiero de su administración municipal. Concentra en el antiguo edificio de Morales Gordillo Materiales, en el centro de Coatzacoalcos, a sus alfiles, el de Obras Públicas, Fernando Ramos; el tesorero, Alfonso Morales Bustamante; los del área contable y los de programas sociales, al mismo regidor priista-morenista, Oliver Damas. Hay trato con notarios para validar operaciones. Dos años después, como diría el de La Mano Peluda, se respira el miedo. Inmensa, la bodega de corrupción no se puede limpiar. Hasta la familia de la esposa saldrá a relucir… Célebres encerronas de “La Güera Coca” con el zeta Erick David en el penal Duport. Caída en desgracia, la robusta mujer fue imputada por venta de estupefacientes, tachas que distribuían el marido, usando a los hijos como señuelo, los que atraían a los clientes y los conducían hacía la perversa mamá. Aquel encierro es para una joya editorial. Noches con el líder zeta y el marido en una celda de castigo. Noches candentes en que pasaba de las manos de Erick David a las carnes de Salvador Alfonso Martínez Escobedo, alias “La Ardilla”, matón sin alma que en San Fernando, Tamaulipas, había dado muerte a 72 migrantes indocumentados. Y todavía “La Güera Coca y Felicia quieren dar clases de moral… Integrado al 90 por ciento el expediente que consigna una red de corrupción, sobornos por obra pública, juicios laborales, civiles, administrativos, que implica a ediles de Coatzacoalcos, funcionarios y a un abogado externo. Con ese expediente se reactivarán juicios en el Congreso de Veracruz, casos de desafuero y procesos de expulsión en Morena. Una de las víctimas documentó los moches, el cobro de dádivas para agilizar pagos, la más vil extorsión. ¿Nombres? Por lo menos hay una dama implicada hasta el cuello. Hay video… ¿Quiénes son esos juniors y la madre de tres de ellos, sorprendidos cuando vendían diversos objetos —una sala, una estufa, un refrigerador—, producto del robo perpetrado horas antes por ellos mismos a un domicilio en la colonia Puerto México de Coatzacoalcos? Del tema se enteraron periodistas y ministeriales, y el silenció cundió. Hablaron, presionaron a la Fiscalía Regional y al aparato judicial para concederles la libertad, pese a la evidencia gráfica, fotografías y video. Se trata de una banda con acciones orquestadas, tipo delincuencia organizada. Menudo reto para el fiscal a cargo y para una juez que si no concede la orden de aprehensión va a incendiar al Poder Judicial y de paso a la 4T. Todo un escándalo que involucra “a las mejores familias” con aroma a restaurant de marisco fino…

mussioc2@gmail.com

mussiocardenas_arellano@hotmail.com

www.mussiocardenas.com


Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*