Ultimas Noticias

GRACIAS, EMILIO

Por Luis A. Chávez

 

Mi padre tuvo amistad con don Carlos, empresario y todo un caballero que de sol a sol dio ejemplo de su doctrina de dedicación, empeño, trabajo y, al construir mi papá su casa, adquirió los materiales, con facilidades de pago, con ese hombre ejemplar cuyos hijos, inquietos y extrovertidos, conocieron de niños a mi papá, don Pablo Chávez. Pero don Emilio, en paz descanse, se llevaba con todos y, todo mundo, le tenía admiración y respeto, algo que muy pocos varones saben ganarse. Minatitlán tuvo una época magnífica de tranquilidad y paz donde precisamente estos varones empresarios, se distinguieron por su entrega y, ya se dijo, labor incansable a la que ahora, sus hijos, dan continuidad y, en lo personal, me gozo de esos gratos recuerdos que ahora Emilio, en ocasiones, me hace ver en medio de amena charla cuando esporádicamente paso a verle, como hace unos días motivo gentil invitación que me hicieron para asistir al Encuentro Internacional de Microficcionistas, Feria del Libro, zócalo de la ciudad de México, 14 al 17 de octubre.

Si algunos están en su derecho de tomarse unas copas y cantar rancheras al mismo tiempo, otros habemos a los que nos gusta leer, escribir es decir, acudimos a un lindero cultural donde, con tan sólo mencionarlo, ya tenemos y no sé por qué, dificultades; un viaje de semejante tamaño significa quiérase o no, gastos. Nos dimos a la penosa tarea de tratar de encontrar auxilio con…algunas personas pero, fuimos automáticamente rechazados: “no hay dinero, señor Chávez”, así, tajante el asunto. De manera que volteamos a ver a los entendidos –y pocos, muy pocos amigos- que sí comprenden de estos temas (ya no quisimos ver a otros…dirigentes, porque intuimos la misma actitud y respuesta, la idéntica negatividad y nulo apoyo) y he aquí que fuimos a venderle nuestros muy modestos cuadernos artesanales de cuentos a Emilio a quien, después de su cordial saludo de siempre y preguntar por las novedades, no nos quedó otra que decirle el motivo de nuestra visita.

El hombre volvió a extendernos su tan necesario auxilio en estos trances donde, el nombre de Minatitlán Veracruz, va representado a la Ciudad de México por el que esto escribe a un Encuentro Internacional de Letras. Es de justicia que aquí, públicamente, yo le reconozca, agradezca y abrace con sincero afecto, gracias Emilio De la Maza.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*