Ultimas Noticias

DON ARCADIO HIDALGO

Por Luis A. Chávez

 

Aquella ocasión, en el domicilio del ejido Tacoteno en Minatitlán, tomé las fotos a don Arcadio Hidalgo mientras él era entrevistado; poco más de treinta fotos en blanco y negro. Don Arcadio me obsequió su pequeño libro de versada y, a solicitud mía, fue muy gentil al estampar, él, su firma de puño y letra, libro que conservo entre mis más valiosos tesoros porque no siendo yo de Veracruz, para mí, de siempre, el son ha merecido mi admiración y respeto. Fue un honor, un privilegio tomar aquellas placas al último trovador del Sotavento. Me quedé por supuesto con los negativos y, las tomas anduvieron circulando por ahí sin que se le diera crédito al fotógrafo.

Hace unos días me encuentro a un  maestro jaranero y me comenta del homenaje a don Arcadio; le digo de aquellas fotos y me dice que bueno fuera se proyectaran en el evento que, entre otros valiosos números, se hará en alegre memoria a don Arcadio; al despedirnos, el  maestro jaranero le habló a un familiar de don Arcadio quien me solicita por teléfono las tomas y quedo de enviárselas a otra persona, misma que al leer mi mensaje a boca de jarro me dice que está organizando bastantes cosas para el homenaje y al final de su nota me dice: ¿quieres más?.

Le respondí, sencillamente con un está bien y, ahí dejé la cosa pero sentí que pensó en lo que me dijo es decir en el trato, inmerecido, que me dio con su respuesta y de inmediato me mandó otro mensaje diciendo: “mándalas a mi correo”, pero además escribió: “y no te pongas sensible ni mamón como siempre”. Le comuniqué al maestro jaranero del asunto que dejaba yo por la paz eso y le mandé, a él, las fotos (mismas que, el maestro jaranero, me respondió “se las mandara otra vez” pues parecía que las había borrado) es decir, con tanto barullo, opté por recordar personalmente bien a don Arcadio y, nada de fotos ya.

Creo que el son requiere de sensibilidad, tanto en los que lo ejecutan –lo viven más por supuesto- como aquellos villamelones como yo que nos dedicamos, insisto, a admirarlo y respetarlo; me solicitaron aquella ocasión ir a tomar las fotos mientras entrevistaban a don Arcadio y lo hice con toda la sensibilidad y gusto del mundo; ahora esas tomas adquieren imagino merecida remembranza, se trata de canalizar la acción pero, resulté siendo “sensible y mamón”, es decir, debo de ser frío para apreciar el Arte. Lo intentaremos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*