Ultimas Noticias

Chuleta de Iguana: UNA TOMA

 

Por: Luis A. CHÁVEZ

 

ANCIANONecesitamos una toma donde en segundo plano, en contrapicado, pero no mucho, se vea una iglesia de pueblo y si tiene calle empedrada mejor; en la esquina de la toma, a la derecha en primer plano una banqueta alta –si no la hay la hacemos- donde se vea casi a contraluz un hombre viejo, deshilachado, con sombrero de paja deshilachado también, aunque no menesteroso ni limosnero del todo. Ese anciano es importante en la toma, los podemos seleccionar de los muchos que abundan por ahí y le decimos que no mire a la cámara, que se esté quieto y al final le damos cincuenta o cien pesos. No nos interesa si su alma está descascarada o si comió hace dos días y, hasta hoy, no tiene nada en el estómago más que ácido; no es importante que veamos su camisa de hace veinte años, la que trae puesta, ni sus zapatos abiertos, sin agujetas ni lustre; no nos interesan sus manos, sólo su quietud en esta toma; es importante que se quede quieto a como suponemos lo ha estado de hace siglos. Y ya cuando tomemos desde varios ángulos la iglesia, siempre con el viejo en primer plano, levantamos el equipo, le damos al anciano sus cincuenta pesos y nos vamos.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*