Ultimas Noticias

CHULETA DE IGUANA: UN AÑO ES POCO

 

 

Por Luis A. CHÁVEZ

 

iguanitaJunio marca la mitad del 2016, meses que se han ido como agua y mantienen un crecido nivel de delincuencia que no tiene para cuando terminar mientras por su parte, el gobierno federal, juega a que si te encarcelo o no; todo es político y en ello hay tiempos y horas precisas, ya para bien o para mal y, a un año y medio de que las campañas alicaídas vuelvan a obsequiar mandiles y cachuchas, aquellos cínicos que hicieron nada por Minatitlán, se  preparan para regalar de nuevo camisetas y tortas mientras los otrora poderosos sindicatos que cada vez se diluyen más y más en una privatización (les llaman “reformas”) galopante dado que energía, alimentos, educación, son núcleos álgidos de toda sociedad pero en México están por el suelo hoy más que ayer, los nombres de esos candidatos son oro molido pues, por un lado, el espectro de la inconformidad ciudadana cubre todo el país y, cualquier discurso, hoy, es desechado de antemano por esa ciudadanía harta que, en las pasadas elecciones demostró, por el momento, su inconformidad y no su furia.

Las barajas comienzan a extenderse y, si allá tienen una sota, acá tienen a un Betín Mijangos y a un Nicolás Ruíz como caballos de entrega. Proponer a un familiar a perpetuidad en tan delicados cargos, sería hoy, y en el 2018, un suicidio habida cuenta de que el remanente por cobrar de parte de la ciudadanía, todavía es alto, va para largo.

Betín Mijangos es un hombre de tablas sindicales, guste o no al respetable. Disciplinado, ha dado en prepararse cuando sus planes, tal vez, no avizoraban semejante panorama de desarticulación política donde, sobre todo la credibilidad popular, requiere de personas y no de partidos. Más adelante hablaremos de Betín que es, de todos los integrantes con aspiración a diputación o presidencia municipal, uno de los mejores calificados, como Nicolás Ruíz que sin deberla ni temerla declinó la oferta a la diputación por, dijo él, problemas que requerían toda su atención en el renglón salud. Pero Nico es un cartucho no quemado en ningún sentido ya que, al no tener perrito que le ladre, cualquier partido que lo haga candidato tiene en su persona una agencia de votos.

De ahí en fuera se solicitan nombres, nombres que no incluyan niños (el efecto Yunes Linares viene pronto y esto se verá, no tarda) y que para aparentar “ser más grandes” se ponen lentes y dejan crecer la barba. Betín, y Nico, recuerde usted estos nombres.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*