Ultimas Noticias

Chuleta de Iguana: TRADICIONES MEXICANAS

 

 

Por: Luis A. CHÁVEZ

 

Chuleta de Iguana:.

Chuleta de Iguana:.

De pocos años a la fecha y acordes a las llamadas redes electrónicas que poco a poco se posicionaron como herramientas de prodigio e indispensables, las costumbres mexicanas son exhibidas en cuestión de segundos, a todas partes del mundo, con foto o videos en lo que constituye una maravilla. Así, nos enteramos que las maderas que cantan sobre todo en los bailes de nuestros abuelos (la marimba) se fueron replegando poco a poco a medida que avanzaba la electrónica (hoy, un pinche chamaco con sólo un teclado es toda una orquesta) y su lugar, de la marimba que no de las abuelas, fueron las cantinas donde se les veía con regularidad hasta que, a fecha de hoy, a punto están de convertirse en piezas de museo ¿Y eso qué es papá? (preguntarán los chamacos) se llama marimba, y servía para amenizar los bailes. ¡No jodas!, ¿de veras?, ¿bailaban con todos esos palos?, a poco suenan. Etcétera.

Y de asombro en asombro, las generaciones ya no tan futuras preguntarán al ir de visita al Museo del Recuerdo, qué cosas son esas bolitas de vidrio, eso que llaman balero, trompo… ¿papalote?, ¡pero qué ridículos, mantener un pedazo de papel sujeto a un hilo largo largo!, ¿en serio, así se divertían?

Ya ni hablar de los pirulís o la melcocha que, en hojitas de naranja dispuesta, eran la delicia por 10 centavos apenas. Todo cambia pero, algunas tradiciones nacionales nunca, y nunca pasarán de moda, por ejemplo.

Políticos inútiles (y ratas a más no poder) pertenecientes a una mafia.

Senadores delincuentes.

Diputados ladrones.

Bufete de abogados, carísimos, dispuestos a defenderlos a pesar de saber que son rateros.

Jueces y Ministerios Públicos tan ratas como cualquier delincuente.

Gobernadores psicópatas.

Presidentes municipales que uf.

Tradiciones, unas desaparecidas y otras aferradas a la necedad, la sordera y la ceguera de continuar saqueando a sus mismos compatriotas en el afán de, a costa de sus latrocinios sin medida y término dada su ambición y enfermedad, continuarán vigentes en este pobre país lleno de traidores.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*