Ultimas Noticias

CHULETA DE IGUANA CÓMO ES POSIBLE

Por Luis A. CHÁVEZ

 

 

Chuleta de Iguana.

Chuleta de Iguana.

Cómo es posible que una persona dé pie a los supuestos cuando, teniendo estudios, se ponga en entredicho esa preparación académica donde obtuvo principios de honradez, trabajo y, esa persona, no un niño ni un adolescente, se convierta en cínico ladrón hipócrita.

Cómo es posible que en un instante haya echado por la borda –si acaso es que la tuvo o se la dieron- la educación de sus padres y su casa donde por lo que se ve, nada asimiló y sea un delincuente como cual más, un patán, un malhechor, un gañán.

Cómo es posible que haga de la mentira su absoluta creencia personal y con perversidad constante se dedique al robo, al saqueo más descarado e impune a sabiendas que, esos dineros que sustrae en complicidad con varios más, traidores como él, sepa que no son suyos y los esconda fuera del país.

Cómo es posible que por su causa, que él perfectamente conoce, al no aplicar esos millonarios montos en efectivo, en la construcción de carreteras, hospitales, escuelas, todo un estado se estanque y, las dificultades, los problemas, el progreso, no sean temas para su agenda.

Cómo es posible que habiendo hecho un juramento donde la sociedad se lo demandaría, otros lo cubran, no actúen, no le pidan cuentas y lo dejen continuar sin investigación alguna.

La burla, el escarnio, la prepotencia son su tema.

Cómo es posible que se crea inmortal.

Cómo es posible que tenga ya planeado su futuro de gozo y, a lo que él llama su personal familia (independientemente de sus cómplices tan de baja estofa como él) vaya a disfrutar de tanto dinero mal habido en el extranjero.

De qué manera piensa, cuáles son sus ideas, cuando a su alrededor hay derramamiento de abundante sangre y se sospeche de él, que haya llegado a ese extremo de mandar a asesinar a personas. En qué momento decidió ser asesino, criminal, un delincuente. Por qué, sabiéndose abrumadoramente repudiado sigue vivo y ni decir que la idea de Dios o los elementales principios de nobleza, humildad, no le interesen y lo hayan convertido en un soberbio y, al verse alguna vez en el espejo, él crea que es buena persona cuando, hasta en el extranjero, se ocupan de él como la baja estofa que es.

¿Quién y por qué le permiten proseguir, hasta cuando, haciendo tantísimo daño?

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*