Ultimas Noticias

Chuleta de Iguana

 

 

 

Por favor entienda

 

 

DEJE DE MOLESTAR A LA CULTURA

 

 

Por: Luis A. CHÁVEZ

 

Chuleta de Iguana

Chuleta de Iguana

Si estamos de acuerdo que el rubro de Cultura es vital para todo pueblo porque sin ella ese pueblo es nada, y si acordamos también que la Cultura es menospreciada y recordada sólo en los discursos políticos, ¿entonces por qué no le da usted facilidades a ese artista para el mejor desempeño de su sensible labor?, y, como a cualquier ser humano común, usted lo critica, lo fiscaliza, le exige, lo minimiza, lo olvida, nunca lo apoya.

 

Ya, ya, reflexione, es tiempo por vida de Dios que deje usted de joder al artista que, si no le gusta, si no está de acuerdo en lo que él hace, al menos déjelo en paz, no lo obstaculice, no lo critique, déjelo tranquilo porque, a otros más, sí les agrada esa labor que él con gusto ejecuta.

 

¿En qué le perjudica ese artista de pueblo?, a ver, díganos, en qué. Y no, se la pasa usted cuestionando dónde anda, qué hace, cuáles son los temas que trata, le impone a su tiempo un reloj, le exige que cumpla a determinadas horas fijas con ese reloj como si el quehacer del Arte se sujetara, esa enorme sensibilidad que usted no tiene, se sujetara a tiempos definidos y a cuadriculados, rigurosos espacios. Todo Arte es antes que nada Libertad, pero eso es algo que usted no comprende.

 

Deje ya de ser tan ignorante, deje en paz al artista que, además, él rinde cuentas de la labor delicada que realiza y, cuando hay necesidad de viajar por asuntos de Cultura, él paga de su bolsillo esos gastos, ¿o lo ha auxiliado usted?, ¿conoce que ese artista va y representa al pueblo en que usted vive?

 

¿Cómo lo puede usted ayudar, sin que, además, a usted nada le cueste?

Ya dijimos…déjelo en paz, cállese, permita que trabaje en lo que él sabe hacer y cumple, llega a una multitud con su labor. ¿Por qué lo acosa?, ¿no se  cansa usted de presionarlo?, ¿qué daño le hizo?, ¡si además es poco, tan poco lo que en Cultura tenemos en el pueblo!

 

Y no, ahí va usted, una y otra y otra vez sobre el que labora en pro de la Cultura, a fiscalizarlo incansablemente, en la creencia de que es un ser maligno, delincuente, ladrón. Y no, está usted muy equivocado.

 

Porque usted, al agredir y violentar el noble curso del artista y su quehacer en bien de la sociedad en que usted vive, es precisamente usted el primer ladrón agresor de la Cultura.

Entienda. Y que Dios, ojalá, lo ilumine.

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*