Ultimas Noticias

ALUVIONES CULTURALES

Por Luis A. Chávez

 

Por uno u otro motivo, vuelven al solar los aluviones culturales que, para los maestros de las diversas escuelas, universidades e institutos, significan un dolor de cabeza, ¿por qué?, porque les urge buscar jurados ya que ellos no pueden ser juez y parte. ¿Y ahora, cómo le hacemos?, independientemente de que los eventos de cultura en las escuelas son a la mexicana: de un día para otro es decir, los maestros están lo que se dice en grandes aprietos. Y lo están –no tendrían por qué- debido entre otras causas, al nulo entendimiento, soslayo y desprecio que se le tiene a la cultura en general y por supuesto a los cultureros que, al estar calificados es decir les costó lo poco o mucho que saben, en el solar veracruzano ese conocimiento deben de darlo gratis. Me refiero a que no hay cultura, todavía no (y ni la habrá, parece) de Pagarle al Jurado. Ese pago -¿qué son 500 pesos, por Dios?- no lo asumirá, jamás, ni la secretaría de educación o como se denomine ahora, ni los padres de familia, ni los maestros ya que, todo mundo, anda a la greña  por los centavos pero, parece ser que, los cultureros, esos sí tienen dinero, mucho dinero y por ello, deben de dar sus conocimientos gratuitos.

Una agraciada maestra de cierto lugar al no querer o poder atender el asunto se le hizo muy fácil decir: “no tengo tiempo, pero ah, Luis Chávez sí lo tiene” y zas, que me va encaminando una actividad sin saber, esa maestra agraciada si estoy a gusto en mi hamaca, si me encuentro trabado en alguna, plática, o si estoy cocinando un puchero. No, “díganle a Luis Chávez que ese sí porque, además, lo hace gratis”.

Hace pocos días vuelvo a tener la fortuna que, otra maestra, me solicitó ser jurado de no sé qué para una escuela de no sé cuánto. Dejé de ir de jurado a los Altares de Muertos en algunas escuelas porque, al final de la batalla, solían decirme: “muchas gracias, ¿no quiere llevarse un tamal del altar?”, y que le vaya bien.

¿Por qué nadie quiere comprender que la materia cultural debe ser atendida, pagada y sobre todo respetada desde el kínder a la Universidad? Prueba de ello son las carreras, las urgencias a las que de manera constante se ven inmersos los mentores que recurrentemente, debajo de las piedras, buscan con afán para encontrar a ese maestro, ese jurado que tanta falta les hace. Un “entendimiento” de la situación, sencillamente, a la mexicana. ¿Los tiempos cambian?, sí, pero estos serios asuntos no, y no es justo.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*